Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de julio, 2011

Sobre la soledad del marchador de fondo...1

Querido amigo:

Sigo pensando sobre el tema que nos quedó pendiente, el sujeto completo. Me imagino que tiene que ser una persona solitaria, en el sentido de no necesitar a nada ni a nadie, una especie de marchador de fondo, incansable ante toda circunstancia, toda adversidad, los kilómetros, la lluvia, el frío, la humedad... En los solitarios entrenamientos siempre sueño con ser uno, me da igual, el bueno, el feo o el malo. Supongo que no me importaban sus cualidades, supongo que lo que me atrae de ellos es su soledad, esa soledad sobrehumana. Los demás mortales estamos lejos de eso. La soledad humana, esa que desangra al individuo, es el verse solo a pesar de estar rodeado de una multitud de personas, de iguales.

Me temo que por eso me dices que el deporte es una especie de ascética que mejora al individuo, porque es así que el sujeto asume su incompletud y la necesidad de continuar haciéndose con y por los demás. La soledad se convierte en un horizonte, un horizonte de lucha, compar…

Andaluz Aire Libre 2011

(Fotos gentileza de José Antonio Pendón)

Querido amigo:

22´10´´. Estuve cerca de mejorar marca. Nueve segundos no son nada, quizás 30 metros. Todo estaba a favor, buen clima, buen ambiente, buenas sensaciones. Pero imagina una de las tantas subidas al Veleta que hemos hecho. Llevas unas cuatro horas, estás en la hoya la Mora, el Veleta está ahi cerca. Comienzas a caracolear, incansable. ¿Cuánto queda?- preguntas por ahí. Unos te dicen 8 kilómetros, otros diez. Cuatro curvas, los más ignorantes. Agachas la cabeza, te retuerces, no queda otra, y de pronto te encuentras la meta, sin querer, sin buscarla. No te acuerdas de cuando te olvidaste de ella.

Sí, ya veo que me has entendido. Que te voy a contar, que os voy a contar:

Invención 24

Hoy me siento pedante.

He visto pasar la gente,
Anónima, hacia ninguna parte.
Incrédulos turistas
De la vida cotidiana.

He oído el zumbido,
contínuo, de sus pensamientos.
Atronadores acordes
Revestidos de gasa.

Hoy me siento pedante,
Mañana será otro día.

Sobre el realismo en el arte...4

Asumiendo la incompletud del ser humano nos adentramos en el mundo de lo sagrado. Éste designa esa parte de la realidad en la que se inscribe cualquier fenómeno artístico y todas las objetividades que lleva consigo. En lo sagrado se descubre la intencionalidad del artista en referencia a unos determinados objetos, personas o actos. Pero a su vez, ese ámbito de la realidad, no se identifica con ningún objeto, material o acción de manera fácil. En este sentido, la obra artística, lejos de remitirnos a lo concreto, ya sea objeto o idea, nos adentra en una atmósfera, un horizonte de significación, de sentido, en el cual se sitúa el hombre necesariamente.

Sinfonía nº 6 de Moondog

Me viene a la cabeza una escena de la película Amadeus de Milos Forman. Una vez concluída la representación del Rapto del Serrallo, el emperador José se acerca a Mozart para felicitarlo. Pero le lanza un reproche:
- La obra ha sido excelente, pero... como diría yo, tiene demasiadas notas.
Mozart, sin tapujos, respondió:
- ¡Ah sí!, ¿cuantas notas, exactamente, cree su majestad que sobran?

Demás está decir que no creo que interese el que si esta conversación tuvo o no lugar. Pero me imagino que algo similar a la opinión del emperador José tiene que pensar un compositor minimalista, si es posible imaginar la existencia de ese tipo de compositor. Si seguimos las indicaciones de la RAE, el minimalismo es aquella corriente artística que utiliza elementos mínimos y básicos, como colores puros, formas geométricas simples, tejidos naturales, lenguaje sencillo. Así, cuanto menos, mejor. Pero, siempre nos asalta la misma pregunta: cuan mínimos y básicos deben ser los elementos utilizados.